Agencia

 La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad crónica caracterizada por el ataque del sistema inmune al sistema nervioso central, que produce grados variables de lesión neurológica persistente.

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN) más de 50.000 personas padecen esclerosis múltiple en España y cada año se diagnostican unos 2 mil nuevos casos de esta enfermedad.

El 70 % de estos nuevos casos se diagnostican en personas de entre 20 y 40 años. Además, la esclerosis múltiple es hasta tres veces más frecuente en mujeres y, después de la epilepsia, es la enfermedad neurológica más frecuente en adultos jóvenes.

Los primeros síntomas más comunes son debilidad muscular, borrosidad visual, visión doble, inestabilidad, dificultad para mantener el equilibrio, vértigo y hormigueos en extremidades.

Aproximadamente el 50 por ciento de los pacientes con esclerosis múltiple desarrollan deterioro cognitivo en forma de alteración de la memoria, de la capacidad de atención y de procesamiento de la información, lo que repercute de manera directa en su ámbito profesional.

Además, los pacientes con EM  tienen más riesgo de desarrollar comorbilidades psiquiátricas, u otras enfermedades como ictus o epilepsia, que pueden incrementar la tasa de brotes y aumentar la discapacidad que desarrollan.

Todas estas complicaciones hacen que más de un 25 % de los pacientes de esclerosis múltiple tengan que ingresar anualmente en el hospital por algunos de estos motivos.

Comparte esta noticia