Agencia

La calidad de la alimentación es un aspecto fundamental en el buen control de la diabetes. Teniendo en cuenta el incremento en los casos a nivel mundial, vale la pena reajustar la dieta cotidiana y sobre todo apostar por el consumo de determinados alimentos que benefician el buen equilibrio en los niveles de glucosa en sangre.

De acuerdo con los investigadores, un mayor consumo de granos enteros totales y varios productos de granos integrales (incluidos cereales integrales para el desayuno, avena, pan negro, arroz integral, salvado agregado y germen de trigo) se asoció significativamente con un menor riesgo de diabetes tipo 2.

Los investigadores también compararon dos o más porciones por semana con menos de una porción al mes de avena integral, arroz integral, salvado agregado y trigo: comer dos o más porciones de granos integrales por semana se asoció con menores riesgos de 21% para la avena, 15% para salvado agregado y 12% para arroz integral y germen de trigo.

Posibles justificaciones de su positivo efecto en un menor riesgo de padecer diabetes, se encontró que los granos enteros al ser una fuente de carbohidratos complejos, liberan energía lentamente en el cuerpo.

Comparte esta noticia