Agencia

Desayunar cereales es algo habitual para muchas personas, ya sea mezclados con leche, bebidas vegetales o yogures. Así pues, hay diferentes opciones, debido a que estos pueden hacerse con maíz, arroz, avena y chocolate. Pero además de ello, pueden llevar otros ingredientes.

En relación a esto, según la asociación El poder del consumidor, los cereales como la avena, el arroz, el trigo y el maíz aportan un alto valor nutricional, pues contienen proteínas, carbohidratos, grasas naturales y fibra.

Sin embargo, cuando se somete a estos alimentos a un proceso de refinado para producir cereales de caja se pierden sus partes nutritivas. En este sentido, la diferencia puntual entre un cereal de grano entero y un cereal de caja es el proceso de elaboración.

¿Qué tipos de cereales hay?

Según el artículo publicado en el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de Argentina, los cereales procesados para el desayuno tienen sus orígenes en el movimiento vegetariano del último cuarto del siglo XIX. Hoy en día la producción se expandió, por lo que existe una variedad amplia de ellos.

En concreto, se pueden encontrar distintas opciones de cereales para desayunar, como los siguientes:

Copos: se obtienen de harinas refinadas y contienen sal, azúcar, malta u otros ingredientes agregados. Suelen estar fortificados con vitaminas y minerales con el fin de compensar el refinamiento.

Inflados: se elaboran con el agregado de aire a presión a los diversos granos. Son ligeros y crujientes frente a otros cereales.

Integrales y ricos en fibra: estos se elaboran con el grano entero del cereal.

Tipo muesli: es una mezcla de cereales (avena, arroz inflado, maíz, trigo), frutos secos (almendras, nueces, avellanas) y frutas desecadas (pasas de uva, manzana, plátano, coco)

Porridge o gachas: se elaboran con avena, entre otros ingredientes.

Bolsas de avena para el desayuno.

¿Es saludable desayunar cereales?

Cabe resaltar que desayunar cereales puede ser algo saludable si provienen de granos enteros. Por otro lado, si se desayunan cereales de caja de forma habitual no será saludable. En este sentido, hay que aprender a diferenciar qué aporta cada uno.

Cereales de grano entero

Los cereales provenientes de granos enteros, como la avena, el centeno, la cebada, el maíz, el trigo integral y el arroz integral aportan vitaminas, minerales y nutrientes que el cuerpo necesita. Además contienen fibra dietaria, la que cumple funciones diversas en el organismo, por lo que resulta beneficiosa.

Asimismo, hay otros granos que se pueden consumir, a los que no se los clasifica como cereales, sino como pseudocereales. Entre ellos se puede mencionar la quinoa, al amaranto y el trigo sarraceno, que también aportan nutrientes y son saludables para el organismo.

Cereales de caja

Como se mencionó, el cereal de caja se elabora a partir de los granos de cereales refinados. A su vez, tienen sustancias agregadas que en exceso hacen que no sean un producto saludable.

Según indica la evidencia científica, estos productos comestibles se elaboran de la siguiente manera:

  • Se procesan los granos con harina blanca.
  • Luego se agregan ingredientes como el azúcar, el cacao y el agua.
  • Se somete esta mezcla a un proceso de extrusión. Implica el uso de alta temperatura que emplea una máquina para dar forma al cereal.
  • Se seca esta masa.
  • Por último se moldea en formas, ya sean bolas, estrellas, aros, copos o rectángulos.

Por todo esto, los cereales de caja son alimentos procesados que contienen exceso de azúcar y prácticamente no aportan fibra.

Comparte esta noticia