Redacción vida

El cáncer de piel (el crecimiento anormal de las células de la piel) se suele desarrollar en la piel expuesta al sol. Pero esta forma frecuente de cáncer también puede ocurrir en zonas de piel que normalmente no están expuestas a la luz solar. 

La doctora María Pierina Nardone, adjunta al Servicio de Oncología Médica, del Servicio Autónomo Hospital Universitario de Maracaibo, amplía información en relación a esta delicada y muy frecuente patología.

El ABCDE para evitar el cáncer de piel

La doctora Nardone, destaca que existe el ABCDE que ayuda a auto-examinarse las lesiones en la piel: “en la regla ABCDE cada letra implica una característica sospechosa: A de asimetría, B de borde (la mayoría de las lesiones malignas iniciales tienen bordes irregulares o borrosos) C de color (en el caso de lesiones sospechosas no es homogéneo) D de diámetro (si es mayor de 6 milímetros) y E de evolución (si con el tiempo ha cambiado su tamaño, forma o comportamiento)".

Describe los tres tipos principales de cáncer de piel, entre los cuales subrayó: el carcinoma baso celular, el carcinoma espino celular y  el melanoma “casi todos los casos de cáncer de piel pueden ser tratados eficazmente, si son detectados en sus etapas iniciales. Se puede reducir el riesgo de padecer cáncer de piel limitando o evitando la exposición a la radiación ultravioleta (UV). Revisar la piel para detectar cambios sospechosos, puede ayudar a detectar el cáncer de piel en sus estadios iniciales. La detección temprana del cáncer de piel te brinda la mayor probabilidad de que el tratamiento del cáncer de piel sea exitoso”, dijo.

Factores de riesgo para cáncer de piel

Dentro de los factores de riesgo más importantes para el cáncer de piel se encuentran:

  1. Exposición al sol y la radiación ultravioleta, incluso en cámaras de bronceado. 
  2. Antecedentes de quemaduras solares. 
  3. Tez y ojos claros.
  4. Antecedentes familiares o personales de cáncer de piel; y otras patologías como: Queratosis Actínica (mancha áspera y escamosa en la piel que se presenta después de años de exposición al sol), Síndrome de Nevo-Displásico (tipo de lunar de diferente apariencia al de un lunar común), familiar o Nevo-Atípico (más grandes que los lunares comunes) con bordes uniformes, irregulares o borrosos, que no se pueden ver fácilmente.
  5. La inflamación cutánea crónica. 
  6. La inmunosupresión común en pacientes diabéticos o con VIH SIDA.
  7. La exposición al arsénico.

Añadió que las personas que se encuentran a mayor riesgo de sufrir esta patología “son aquellas personas que están más expuestas a los factores de riesgo y aquellas que tienen antecedentes familiares de cáncer de piel”.

Cómo se trata el cáncer de piel

La especialista en Oncología Médica dijo que, “es importante consultar al médico si se detecta cualquier protuberancia, nódulo o masa, mancha, úlcera; o alguna marca sobre su piel que sea nueva o que haya cambiado, o que le cause preocupación por alguna razón, porque aumenta de tamaño rápidamente, sangra, tiene mal aspecto o es irregular, con el objetivo de realizar un diagnóstico oportuno".

Si se realiza el diagnostico en fase temprana puede curarse; principalmente con cirugía o en etapas más avanzadas, "será necesario tratarlas con intervención quirúrgica, quimioterapia y/o radioterapia según lo requiera el caso”, especificó.

Amplió también detalles y recomendaciones para los pacientes con esta patología: “se deben evitar exposiciones prolongadas al sol, usar la correcta protección, durante la exposición al sol, como por ejemplo: gorro, sombrilla, ropa adecuada -mangas largas-, uso de protector solar con factor de protección superior al 30 por ciento; y por último, usar cremas hidratantes para la piel”, finalizó.

Comparte esta noticia