Agencia

La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio, NASA por sus siglas en inglés, reveló nuevas imágenes sobre el Lago de Maracaibo.

En el tuit publicado, la agencia indica que la cuenca "se está asfixiando con mareas negras y algas".

Con una extensión de 13 mil kilómetros cuadrados en el noroeste de Venezuela, el lago Maracaibo es uno de los lagos más grandes de América del Sur y uno de los más antiguos del mundo. Aunque se llenó de agua dulce hace miles de años, Maracaibo es ahora un lago estuarino conectado con el Golfo de Venezuela y el Mar Caribe por un estrecho estrecho.

Ese estrecho se expandió significativamente en la década de 1930-50 mediante el dragado para el tráfico de barcos. Ahora el extremo norte del lago es salobre, mientras que el extremo sur es mayormente fresco debido a los abundantes caudales de los ríos cercanos.

En imágenes de satélite adquiridas en septiembre de 2021, el lago Maracaibo se arremolinaba con tonos de verde, bronceado y gris que trazaban el flujo de corrientes y remolinos. Las fuentes de esos colores fueron las algas, las salidas de sedimentos de los ríos y las fugas de petróleo crudo. La imagen en la parte superior de esta página fue adquirida por el espectrorradiómetro de imágenes de resolución moderada (MODIS) en el satélite Aqua de la NASA el 25 de septiembre.

Una de las reservas de petróleo y gas más grandes del mundo se encuentra debajo del lago Maracaibo. Se han perforado miles de pozos en el lago desde la Primera Guerra Mundial, primero por compañías extranjeras y luego por la compañía petrolera estatal de Venezuela. Aproximadamente dos tercios del petróleo producido por el país proviene de esta región.

Comparte esta noticia