Agencia

Los precios de las PlayStations y de los iPhones pueden aumentar este año, debido a una falta de microprocesadores provocada por un cóctel explosivo, un boom de la demanda y unas cadenas de producción muy castigadas por la pandemia y por las guerras comerciales, advierten los expertos.

Durante el confinamiento debido a la pandemia de COVID-19, los consumidores corrieron hacia computadoras, tabletas o consolas de juegos, que funcionan con microchips.

Al mismo tiempo, el gigante tecnológico Huawei, que vio empeorar la guerra comercial entre China y Estados Unidos, hizo almacenamiento de éstos el año pasado, aumentando la presión sobre la oferta.

Estas tensiones en el mercado fueron evidentes cuando los fabricantes de automóviles intentaron adquirir más microprocesadores y se dieron cuenta de que los fabricantes daban prioridad a la electrónica de consumo.

El automóvil es hasta ahora la víctima más visible de la falta de semiconductores, con gigantes como Ford y Volkswagen obligados a reducir su producción.

con información Banca y Negocios 

Comparte esta noticia