Agencia

Más homicidios que muertes por intervención policial, más extorsión y mayor porcentaje de violencia intrafamiliar, son tres de los puntos que más destaca el informe regional del Observatorio de Violencia de Venezuela (OVV), capítulo Zulia. En esta investigación del primer semestre de 2021 se demuestra que la extorsión es el delito que más aumentó en el estado.

La presentación de los datos se hizo este 14 de septiembre y la extorsión se consolidó y la población víctima trascendió de las zonas rurales a las zonas urbanas y afecta no solo a las grandes empresas, sino a las medianas y pequeñas. Esta precisión la hizo el investigador del Observatorio en Zulia, Johel Salas.

“En el primer semestre de 2021 se reportaron en los medios de comunicación 44 casos de extorsión, cifra que por el temor que se les induce a las víctimas de esta modalidad delictiva, presenta un alto subregistro de este delito”. Los afectados deciden no denunciar y pagar la cuota que se conoce como “vacuna” porque temen poner en juego el patrimonio y la vida.

De acuerdo con el OVV, el 59,1% de los casos de extorsión tuvo como agresor a la delincuencia organizada, 15,9% de los extorsionadores fueron funcionarios policiales, el 9,1% familiares de la víctima, el 4,5% otros y en el 11,4% de los casos no se informó. Estos datos lo recopilaron por las denuncias que publicaron medios de comunicación en el estado.

“En el 56,8 % de los hechos se emplearon armas de fuego y explosivos. Con relación a esto último, 7 granadas fueron estalladas en establecimientos comerciales y hogares de las víctimas en el primer semestre de este año”. Este punto lo destacaron como alarmante y señala el informe que los grupos de delincuencia responsables tienen como dinámica criminal no solo la extorsión, sino también el sicariato.

Disminuyen muertes 

En la presentación del informe, Salas destacó que en el primer semestre de 2021 se registraron en Zulia 272 muertes violentas. Lo que significa una disminución de este tipo de fallecidos en la región en comparación con los primeros seis meses de 2020, año en que el número de muertes alcanzó la cifra de 442.

Los municipios La Cañada de Urdaneta y Jesús Enrique Lossada se perfilan para el cierre de 2021 como los líderes en muertes violentas en la región. “Ambos ocuparon el primer y segundo lugar de las entidades municipales con la mayor tasa de violencia en 2020. El número de homicidios en estos municipios están relacionados con la presencia de grupos de delincuencia organizada dedicadas a distintas actividades delictivas con énfasis en la extorsión”.

Con respecto a los homicidios, en el primer semestre de 2021 hubo 112, 39 más que en el mismo periodo de 2020 en el que se produjeron 73. Esto significó un aumento del 53,4 % donde 87,5 % fueron hombres y el resto mujeres.

Comparte esta noticia