Agencia

El Índice de Actividad Económica del segundo trimestre de 2021 se contrajo 3% en comparación con el mismo período de 2020, de acuerdo con la información presentada este miércoles, 20 de julio, por el Observatorio Venezolano de Finanzas.

Este dato refleja que se produjo una desaceleración de la caída de la actividad, por lo que se mantiene un escenario de recesión, como lo remarcaron los economistas Manuel León y José Guerra.

León explicó que la contracción interanual del primer trimestre fue de 33,7%, por lo que la disminución de 3% en el segundo trimestre representa una marcada desaceleración.

Además, explicó que el Índice de Actividad Económica del primer semestre de 2021, comparado con el mismo período de 2020, presentó una reducción de 21%.

León detalló que, por sectores, el más afectado fue el público, que se contrajo 70% interanual en el segundo trimestre de 2021 y que acumula una caída de 90% desde 2013.

Le sigue el financiero, que tuvo una reducción interanual superior a 55% y que también acumula una caída superior a 90% desde 2013.

En cuanto al sector petrolero, disminuyó 2% respecto al segundo trimestre de 2020, y reporta una contracción de 77% desde 2013.

León estimó que al cierre del año podría registrarse un crecimiento de 4% en el Producto Interno Bruto (PIB), pero su proyección está condicionada a que Pdvsa mantenga una producción promedio de 540.000 barriles de crudo diario, en lo que resta de 2021.

Entre el 2013 y el 2020, la actividad económica se había reducido -83%”, indicó el economista León quien se encargó de revelar los resultados del Índice de Actividad Económica (IAEM) correspondiente al segundo trimestre del año 2021, un indicador mensual calculado por el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF) desde hace un año por falta de datos oficiales sobre la actividad económica.

Venezuela ha venido experimentando los efectos de una recesión económica profunda y sin precedentes en la historia del país que ha afectado directamente las condiciones de vida de los ciudadanos venezolanos durante los últimos 7 años. 

Según León, el colapso de los servicios, la caída en los ingresos laborales en un marco de hiperinflación y la reducida capacidad productiva del sector privado y del sector petrolero, han venido generando efectos adversos que no se pueden cuantificar fácilmente.

En el análisis del estudio se apreció la contracción del sector financiero en un -19,8% en comparación con el primer trimestre de 2021, lo que significó una caída en términos interanuales de -55,2%, con una reducción en más del -90% entre el segundo trimestre de 2013 y el segundo trimestre de 2021.   

El sector petrolero creció 8,5% en comparación con el primer trimestre de 2021. «Sin embargo, la caída en términos interanuales fue de -2,4%. Este sector se ha reducido en más del -77% entre el II-2013 y el II-2021», señaló León, al expresar que, se estima una contracción de sector público cercana al -40% en comparación con el primer trimestre de 2021. Asimismo, en términos interanuales, la caída fue de aproximadamente -70% con una reducción en más del -90% entre el primer trimestre de 2013 y 2021.

“En el segundo trimestre del año el IAEM habría crecido 8,36% en comparación con el primer trimestre de 2021. Sin embargo, en términos interanuales, la caída habría sido de aproximadamente -3%. La causa del crecimiento de la actividad económica en lo que va del segundo trimestre es atribuida, principalmente, a un leve incremento en la producción petrolera”, enfatizó el vocero del OVF.

Igualmente, se destacó que la actividad económica del sector privado sigue afectada por la inflación, aunque, la disminución del mismo, ha evitado que el resto de los sectores de la economía se contrajeran aún más. “La dolarización de las remuneraciones del sector privado ha permitido un efecto de cascada en ciertos sectores de la economía venezolana. Sin embargo, la creación de valor agregado sigue siendo casi nula, pues muchos de estos comercios ofrecen bienes importados”, aclaró el economista.

Comparte esta noticia