Agencia

El presidente de la República, Nicolás Maduro, reiteró este lunes que Venezuela se mantiene firme en su posición de no aceptar “la injerencia o intervención de ningún mecanismo inquisidor”, al tiempo que trabajará decididamente con el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

En una intervención virtual durante la inauguración de las sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Maduro manifestó “no aceptaremos la injerencia o intervención de ningún mecanismo inquisidor contra nuestra patria Venezuela que pretenda usar usar la justa causa de los derechos humanos como herramienta política para un cambio de gobierno por la fuerza en nuestro país”.

“Están equivocados quienes creen que Venezuela disminuirá la cooperación alcanzada con la Alta Comisionada de Derechos Humanos como consecuencias de estas provocaciones ideologizadas de un grupo de gobiernos”, dijo el Jefe de Estado al destacar que “el Estado venezolano trabajará decididamente con los actores de este consejo de DDHH”.

“Hemos fortalecido nuestra cooperación con el Sistema de Naciones Unidas de manera integrada con todos sus organismos especializados, programas y fondos”, dijo el Jefe de Estado.

Recordó que en septiembre del 2020, el Estado venezolano renovó por un año el Memorándum de Entendimiento con la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos para continuar fortaleciendo los vínculos de cooperación y asistencia técnica en materia de promoción y protección en materia de derechos humanos en Venezuela.

Mencionó la visita a Venezuela de la relatora de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, Alena Douhan, quien luego de reunirse con varios sectores del país, concluyó que “las sanciones y medidas coercitivas unilaterales aplicadas por Estados Unidos y la Unión Europea, como herramienta deliberada para alcanzar un cambio de régimen en Venezuela, violan flagrantemente el derecho internacional y todos los instrumentos universales regionales de derechos humanos”.

El informe reconoce concretamente que estas acciones extraterritoriales atentan contra la vida del pueblo venezolano y contra el disfrute pleno de los derechos sociales y económicos conquistados democráticamente en las últimas dos décadas”, precisó Maduro al resaltar que “la relatora exigió el levantamiento de las sanciones contra Venezuela, la devolución de sus activos y la garantía de acceso del Estado venezolano a los recursos que han sido congelados en el mundo, así como el acceso al sistema financiero mundial”.

Con información de Últimas Noticias

Comparte esta noticia