Agencia

Al parecer ningún sector productivo de Venezuela escapa de la realidad por la falta combustible, situación que ha generado gran incomodidad para realizar las labores diarias en cualquier unidad de trabajo.

Según Roger Figueroa, presidente de Cavilac, afirmó que la escasez de combustible no ha permitido que funcionen de manera regular las plantas procesadoras y eléctricas. Las consecuencias de esta situación se ven reflejadas en los niveles de producción que se han reducido notablemente.

Informó que algunas empresas lácteas disminuyeron la producción en un 15% por la falta de combustible.

Nuestros problemas no se limitan únicamente a no poder trasladar los productos a los centros de acopio”, afirmó.

Aumento de la electricidad

Por otra parte aseguró que los costos de electricidad se elevaron hasta en un 2000%, lo que inciden en el precio final que debe cancelar el productor.

Esto también implica que la demanda se contraiga porque la gente no puede cancelar los productos”, aseguró.

Para finalizar criticó las importaciones de productos lácteos asegurando que estos llegan a precios muy por debajo de los nacionales, que deben cancelar costos de transporte, falta de créditos, servicios, entre otros, lo que considera es una competencia desleal.

Comparte esta noticia