Jenny La Rotta Moran

"El éxito consiste en vencer el temor al fracaso". Charles Augustin Sainte-beuve (Escritor y crítico literario francés)

 ¿Quién no quiere ser exitoso?, aparentemente todos lo queremos, pero, aunque suene ilógico a primera vista, una inmensa mayoría de personas le teme al éxito, y ese miedo es lo que les impide alcanzar una vida plena y no permite que desarrollen, de forma efectiva, sus potencialidades.

Fue el renombrado psicólogo Abraham Maslow, quien definió este miedo como una condición psicológica inherente al ser humano, que sabotea sus sueños de grandeza y lo relega a vivir en la mediocridad y el conformismo. Llamó a esta condición el Complejo Jonás, inspirándose en el personaje bíblico que trató de huir del destino que Dios había decretado contra él.

El temor al éxito podría obedecer a seis principales causas que me gustaría que revisemos juntos:

1.      En primer lugar, porque tenemos la idea que el éxito nos traerá soledad, nos generará nuevos enemigos y generará envidia.

2.      Tenemos miedo a caer, asumimos que mientras más alto lleguemos, más estrepitosa será la caída.

3.      Tememos que las relaciones con nuestros compañeros de trabajo y amigos podrían verse afectadas

4.      Asumimos que subir un escalón nos podría generar trabajo extra, mayores responsabilidades y nuevas críticas que afrontar.

5.      Nos convencemos de que si logramos la meta propuesta, vamos a perder la motivación y por ende no vamos a tener razones para luchar.

6.      Pensamos que el ascender hacia el éxito significa no fallar nunca, y eso atemoriza.

7.      Lo desconocido puede ser amenazante. Al no poder manejar el futuro sientes que te falta control y te angustias.

La clave para enfrentar este miedo está en descubrir qué es lo que nos hace retroceder y no encarar valientemente al éxito, ese descubrimiento nos va a permitir abrir los ojos a la realidad y avanzar en el proceso de crecimiento y realización personal.

En esa búsqueda sobre qué hacer para enfrentar el miedo al éxito, te invito a reflexionar y repasar tus propias actuaciones ante las oportunidades que se te han presentado y a hacer conciencia cada vez que el éxito ha tocado a tu puerta y tú, en vez de abrirla, le has dado la espalda.

Si en ese repaso te descubres temeroso, comparto unos consejos que te ayudarán a enfrentar y contrarrestar ese miedo que te inhibe y te cierra el paso a la plenitud:

Se realista. No bases tus expectativas de éxito en base a temores o suposiciones de lo que podría pasar de alcanzar el éxito. En esa senda, te podría ayudar aplicar un test sencillo y reflexionar sobre tus respuestas. Pregúntate ante cualquier reto: ¿Cómo reaccionarían tus compañeros y amigos con tu éxito?, ¿Cómo cambiaría tu vida?, De lograrlo, ¿Qué es lo peor y lo mejor que podría pasar? ¿Por qué piensas que no mereces ese éxito? ¿Qué estás haciendo para alcanzar esa meta, y que estás haciendo para impedirlo? ¿Qué tanto te motiva alcanzar ese objetivo?.

Revisa tus experiencias anteriores. Tal vez hayas tenido importantes logros en el pasado y la hayas disfrutado a plenitud. Revisa la actitud que observaste en el pasado, ten en cuenta que estas lecciones puedes traerlas al presente y cuestiónate a cerca de: ¿Cómo reaccionó tu familia y tus amigos con tu éxito en el pasado?, ¿Qué cambió en tu vida después de ese éxito?, ¿Ocurrió algo bueno o algo malo luego de aquel logro?,¿Qué te motivó a lograr los objetivos anteriores?

Piensa sobre las decisiones anteriores que te llevaron a alcanzar el éxito e intenta reproducirlas.

Cierra los oídos a la negatividad. Y rodéate de gente positiva, lamentablemente hay personas que reaccionan negativamente ante el éxito de otros. No permitas que tus amigos o compañeros de trabajo te detengan. Es tu éxito, celébralo y disfrútalo.

Si no sabes algo, apréndelo. Y si sientes que necesitas ayuda, pídela.

Eres más que tus logros y tus fracasos. Tu valor como persona depende de tu capacidad para sentir, pensar, aprender, desarrollarte y actuar en consecuencia. Puedes lograr lo que quieres si así te lo propones.

No le des margen a las excusas, a partir de este momento, actúa como si no tuvieras miedo y date el chance para disfrutar de los resultados.

Comparte esta noticia