Dinamic Enero
banner-movil-dinamic
Portal de Noticias de Maracaibo, el Zulia, Venezuela y Latinoamérica Brindamos información veraz, equilibrada y al instante.

La sangre llama, Colombia y Venezuela, dos hermanos que se reconcilian

Opinión

Después de años de ruptura de las relaciones entre Colombia con nuestro país, la victoria electoral de Gustavo Petro crea la posibilidad de restablecer y profundizar los históricos vínculos políticos, económicos y sociales entre ambos países.
Este inédito triunfo de un dirigente político que no es representante de los sectores hegemónicos tradicionales, se enmarca en el actual proceso de lucha de los pueblos latinoamericanos contra políticas y gobiernos antipopulares supeditados a las oligarquías criollas y potencias extranjeras.

Luchas que han logrado establecer gobiernos de izquierda, que impulsan reformas progresistas a lo interno, mientras ejercen políticas de no injerencia en los asuntos de otros países de la región.

Así Colombia pasa de una abierta política de agresión hacia Venezuela e intento de derrocamiento al presidente constitucional Nicolás Maduro,  al anuncio hecho por Petro sobre la pronta restitución de las relaciones entre los dos países, incluida la reapertura de la frontera.

Es un cambio significativo para ambos pueblos. Compartimos no solo más de 2 mil 219 kilómetros de frontera común, también nos unen lazos inseparables de hermandad. Venezuela y Colombia son hijos de un mismo proceso de Independencia y guiados por los mismos próceres con Bolívar a la cabeza. Este proyecto independentista nos convirtió en una sola nación, conocida historiográficamente como la Gran Colombia. Desde su disolución en 1830, continúan vinculados estrechos lazos políticos, sociales, culturales y por supuesto, económicos.

Son muchos también los problemas fronterizos y económicos que compartimos. En el plano económico son muchas las contradicciones a resolver, como sucede en cualquier ámbito de las relaciones humanas y,  más aún, entre sociedades distanciadas por intereses ajenos a los de los pueblos, pero muchísimo más son los objetivos comunes que tenemos.
Mejorar las condiciones de vida de los habitantes de la frontera requiere de impulsar el desarrollo de las fuerzas productivas, nuevas relaciones de intercambio comercial, promover un desarrollo estable, expandir la escala del comercio legal y equilibrar, todo esto, en ambas direcciones. Así como promover la cooperación en ámbitos como agricultura, energía, construcción de infraestructuras, tecnología, manufacturas, telecomunicaciones, finanzas, inversión. Sin olvidar el provechoso intercambio de conocimientos.

Todo esto configura nuevos retos para nuestra diplomacia. Sin embargo, con toda seguridad, tendremos éxito en ese empeño. Seguramente se caminará hacia la profundización de la relación bilateral entre ambos Estados en el marco de la aplicación de la política internacional bolivariana, claramente trazada en el Plan de la Patria 2025, el cual guía para la acción del siguiente modo: Continuar desempeñando un papel protagónico en la construcción de la unión latinoamericana y caribeña.

Continuar impulsando el desarrollo de un mundo multicéntrico y pluripolar, sin dominación imperial y con respeto a la autodeterminación de los pueblos. "Continuar desmontando el sistema neocolonial y afianzar el proceso de ruptura de amarras del imperialismo y blindaje económico del país, reconfigurando el sistema financiero, comercial y logístico internacional de la República”. Eso esperan los pueblos.

Portal de Noticias de Maracaibo, el Zulia, Venezuela y Latinoamérica

Brindamos información veraz, equilibrada y al instante.

Comparte esta noticia

Compartir
Portal de Noticias de Maracaibo, el Zulia, Venezuela y Latinoamérica Brindamos información veraz, equilibrada y al instante.
Portal de Noticias de Maracaibo, el Zulia, Venezuela y Latinoamérica Brindamos información veraz, equilibrada y al instante.