Artículo de opinión

El IV Congreso del PSUV ha desatado pasiones a lo largo y ancho del país. Y es que, a propósito de lo anunciado por las altas autoridades de la organización partidista, en Portuguesa se removieron algunas matas.

Hubo cambios en la figura de enlace, de la juventud del PSUV y la actual diputada Marifred Rodríguez, fue sustituida por una marramuncia que hizo un chivo, más bien chiva; allá en Caracas porque la dama portugueseña trina como las buenas en los grandes escenarios de la vida pública nacional.

Por otro lado, Luis Soteldo se parece cada día más a un candidato a gobernador. Me contó un veguero en Guanare que escucharon tatarear a Rafael Calles: “¿Qué pasará con las lapas, que se hacen las rogadas? pero de aquí  no me voy con la escopeta cargada (…);  espero hasta amanecer, yo sé que vendrán hambreadas, ¡aguacero no me corre porque cargo mi chamarra!

Francar Martínez y Rafael Torrealba están que quieren, pero que no. Entre tanto el toñeco de Sabaneta en Durigua III poniendo chulito el sector con la luminaria y alguien le preguntó, ¡Epa Efrén y cómo es eso de esos dos! atinó diciendo. “Cuando la rana eche pelo y el lagartijo copete… Morrocoy no sube palo, ni que le pongan horqueta”.

Quien subestime en la política siempre será un fracasado. En la comunidad de San Pablo, se puede decir, que los sectores del chavismo perdieron el Consejo Comunal, ajá (…) está bien. Pero les digo a los chavistas y a los opositores, lean bien. Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender... y cada vez que subas un escalón de triunfo, sube dos de humildad.

Yo me hice una pregunta en estos días y terminé respondiéndome a mí mismo.  “Si Se Puede”. Y no es el “Si Se Puede” de Lorenzo Mendoza que pudo vender harina de maíz en Nueva York, el “Si Se Puede” que digo yo, es donde el gobierno y los sectores privados trabajen juntos.

Miren, en 2020 se sembraron unas 600 mil hectáreas de cereales y casi el 80 por ciento del costo de  esa siembra la cubrió el sector privado. Entonces el sector privado ha demostrado que quiere trabajar con el gobierno para producir alimentos, lo que falta es que el gobierno sincere sus políticas porque no podemos seguir tratando de engañar a la gente.

Aquí no hay semilla nacional que valga, porque nos falta mucho en investigación y desarrollo, por lo tanto sembrar una hectárea de maíz, cuesta más o menos 600 dólares, ponte tú que tienes 20 hectáreas, entonces serían 12 mil dólares que se ponen en riesgo sembrando una semilla que no te da garantías. ¿Cómo es que se andan haciendo planes de siembras y no hay garantías de que habrá suficiente diésel? El tema del diésel es circunstancial lo sé, y ojalá la Refinería “El Palito” arranque las operaciones, ¿quién no quiere eso? pero hay que decir la verdad (…) hay que dejar la “coba”, la “muela”, el “charleo”.

Por otro lado, pregunto (…)  ¿qué hacen algunos productores grandes, sembrando semillas de Maíz Pioneer?,  Semilla de Maíz amarillo Híbrido Dekalb de excelente rendimiento dice el paquete, por qué siembras eso si vas a utilizar esa producción para forraje, no para la arepa sino para el forraje, porque no siembras la semilla nacional esa que tiene “enhuesado” al gobierno, esa te puede dar 12 toneladas por has., para el ganado. ¿No  hay un líder que logre sentar al gobierno y a los productores para discutir este tema? No hay un gobernador, un alcalde, un candidato al menos (…)  Hasta el jueves.

Comparte esta noticia