Agencia

El presidente de México, Andrés López Obrador, reveló que en su encuentro con la vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, pidió terminar con la cooperación militar antidrogas con la que la primera potencia mundial busca reforzar la seguridad y combatir el narcotráfico.

"Es una etapa nueva completamente. Hasta ya no hablar -se los comentamos de manera muy respetuosa y franca- del Plan Mérida. No queremos cooperación militar", señaló López Obrador en su conferencia de prensa matutina.

El gobernante se refirió así al programa de cooperación establecido en 2008, mediante el cual Estados Unidos presta asistencia militar a México y Centroamérica a fin de potenciar la seguridad y y acabar con el narcotráfico.

"Ya no queremos que sea como antes, que nos traían un helicóptero artillado y se tomaba la foto el embajador de Estados unidos con el presidente en turno. Queremos cooperación para el desarrollo, ya no queremos ni siquiera oír hablar del Plan Mérida", subrayó el líder izquierdista.

El plan Mérida es un tratado internacional de seguridad firmado por Estados Unidos y México en 2007, que incluye a los países de Centroamérica, con el objetivo de luchar contra el narcotráfico y el crimen organizado.

Harris concluyó hoy su primera gira internacional desde que asumió, que la la llevó primero a Guatemala y luego a México para tratar fundamentalmente la problemática de la migración de personas indocumentadas hacia Estados Unidos.

Sobre la problemática migratoria, López Obrador subrayó que también pidió a la delegación estadounidense dejar de referirse a Guatemala, Honduras y El Salvador, los principales expulsores de migrantes, como el Triángulo del Norte.

"Es una falta de respeto, no es un triángulo, es como decir ‘es un patio'", expuso el dignatario.

Harris, quien estuvo poco menos de 24 horas en Ciudad de México, reconoció al final de su visita que resolver de fondo el problema de la migración tomará tiempo porque se deben atender las causas, como la pobreza y la violencia.

Desde que llegó al poder en diciembre de 2018, López Obrador sostuvo que la migración irregular se debe combatir promoviendo el desarrollo en el sur de México y Centroamérica.

El presidente demócrata Joe Biden ha flexibilizado las políticas migratorias, lo que se ha traducido en una nueva afluencia de personas sin papeles que buscan llegar a Estados Unidos atravesando México.

En el encuentro se abordaron otras cuestiones como el tráfico de fentanilo -un opioide sintético hasta 100 veces más potente que la morfina- entre México y su vecino del norte, consignaron medios locales y la agencia de noticias AFP.

También se habló del contrabando de armas desde Estados Unidos que terminan en poder de los carteles mexicanos.

México está sumido en una espiral de violencia extrema desde 2006, cuando el gobierno del entonces presidente derechista Felipe Calderón lanzó un fallido operativo militar antidrogas que dejó más de 300 mil muertos.

Comparte esta noticia