Agencia

La justicia egipcia condenó a muerte este jueves a 22 yihadistas, entre ellos un exoficial de policía, por 54 ataques, incluido el asesinato de un responsable de los servicios de inteligencia, afirmó una fuente judicial a la AFP.

Además de las condenas a muerte, que no se podrán apelar puesto que todos los recursos legales fueron agotados, el tribunal confirmó las penas de cárcel, en algunos casos a cadena perpetua, contra 118 acusados, según estas fuentes.

Todos los condenados están acusados de relación con el jefe yihadista egipcio Hisham el Ashmawy, exoficial de las fuerzas especiales que tomó las armas contra las autoridades y fue ejecutado en marzo de 2020.

Ashmawy, que abandonó el ejército egipcio en 2012, había sido durante mucho tiempo uno de los hombres más buscados del país.

El tribunal militar que lo condenó a muerte lo había declarado culpable de haber dirigido al grupo yihadista Ansar beit al Maqdes, en la península del Sinaí, en el este del país, donde hay una insurrección que se ha intensificado desde la destitución del presidente islamista Mohamed Mursi en 2013.

Tras el derrocamiento de Mursi y su reemplazo por el exmariscal Abdel Fattah al Sissi, elegido presidente en 2014, la represión de la oposición islamista o liberal no ha cesado de crecer.

Los juicios por "terrorismo" se han multiplicado y se han pronunciado centenares de penas de muerte.

Comparte esta noticia