Agencia

El pasado fin de semana encontraron el cuerpo de dos adolescentes venezolanos, que habrían sido asesinados después de ser acusados de intentar robar una tienda en Tibú, Colombia. Al respecto, el Gobierno de Iván Duque rechazó que los crímenes ocurrieran por xenofobia.

El Ministerio de Relaciones Exteriores “rechazó y desmintió” las declaraciones de la administración Maduro sobre el asesinato de los jóvenes. En tal sentido, negó que en Colombia haya una “política de agresión, discriminación y xenofobia”.

“El gobierno realiza ingentes esfuerzos para atender de forma solidaria, fraternal y generosa a toda la población venezolana que permanentemente migra a territorio colombiano; huyendo de una crisis social, económica, política y de la vulneración constante de sus derechos humanos”, dijo.

Antonio Sanguino, senador colombiano, ratificó que el crimen no está relacionado con xenofobia. Sanguino indicó que los migrantes venezolanos deben hacer frente a los problemas de violencia que atraviesa Colombia y el conflicto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

“No se trata de una expresión de xenofobia contra inmigrantes venezolanos más bien corresponde a circunstancias propias entrecruzadas que aún no hemos podido recuperar en Colombia y que quisimos recuperar con el reciente proceso de paz””, acotó en una entrevista para Unión Radio.

Comparte esta noticia