Agencia

El Gobierno canadiense rechazó el resultado de las elecciones locales y regionales celebradas en Venezuela el 21 de noviembre y condenó a la administración de Nicolás Maduro por "encarcelar y perseguir a oponentes políticos".

La ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Mélanie Joly, emitió ayer un comunicado en el que se refirió a las elecciones presidenciales de 2018, que Canadá considera fraudulentas, y añadió que "como en el caso de 2018, las condiciones para elecciones libres y justas no existen todavía en Venezuela".

Joly añadió que "el régimen de Maduro sigue encarcelando y persiguiendo a oponentes políticos, supuestos oponentes y miembros de la sociedad civil" a la vez que las autoridades venezolanas suprimen "la libertad de prensa".

La ministra canadiense terminó alabando a los opositores a la administración de Maduro y dijo que "las valientes fuerzas democráticas en Venezuela persisten en la defensa los derechos humanos y libertades fundamentales con su participación en el proceso electoral" a pesar de "los graves riesgos a su seguridad personal".

Joly dijo que Canadá está de lado de la oposición y comparte su llamado por "el total respeto de la constitución venezolana" y la celebración de un proceso electoral que "refleje los verdaderos deseos del pueblo venezolano".

Aunque la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea (MOE-UE) registró varias irregularidades en el proceso electoral celebrado el domingo pasado, un informe preliminar presentado el martes también destacó mejorías frente a tres eventos anteriores de este tipo.

Comparte esta noticia