Agencia

A cuatro días de las ejecuciones en Tibú del niño y el adolescente venezolanos, a manos de un grupo armado de presuntos disidentes de la guerrilla colombiana, su cadáveres no han sido identificados y nadie los ha reclamado.

Según el diario El Colombiano, las víctimas serían jóvenes de las comunidades indígenas del Estado venezolano de Zulia, que viven en condiciones de pobreza y que caminan varios kilómetros para cruzar a Colombia en búsqueda de alimentos.

Revea que más de 100 horas han transcurrido sin que nadie se acerque a identificar y a reclamar plenamente los cuerpos de los dos adolescentes (uno de 12 y otro de 18 años) que fueron asesinados el pasado viernes en Tibú, luego de ser acusados de ladrones.

Los cuerpos de las víctimas fueron trasladados este lunes a las instalaciones de Medicina Legal en Cúcuta, Norte de Santander, tras completar cuatro días en la morgue de Tibú, donde el complejo panorama de orden público por la presencia de varios grupos ilegales impidió que familiares o conocidos se acercaran a dar pistas de su plena identidad. De hecho, no se sabe aún si sus allegados saben de su asesinato.

Por el atroz caso, el presidente Iván Duque ha movilizado a las instituciones del Estado para que resuelvan el crimen que la Policía ha atribuido al frente 33 de las disidencias de las Farc, que opera en ese municipio de El Catatumbo, donde también se mueven el frente de guerra nororiental del ELN y estructuras de ‘los Puntilleros’, ‘los Caparros’ y el ‘Clan del Golfo’.

“Duelen muchos estos actos fratricidas”, dijo Duque desde Washington, ordenando la presencia contundente de la Fuerza Pública en Tibú.

El crimen fue condenado por la oficina de Derechos Humanos de la ONU y tensiona más las relaciones con Venezuela, desde donde el fiscal general –Tarek William Saab– envió una carta a su homólogo en Colombia, Francisco Barbosa, pidiendo explicaciones.

Según la Fiscalía venezolana, la víctima de 18 años sería Alexander José Fernández Rodríguez, cuyas huellas dactilares fueron tomadas en Colombia y enviadas al Servicio de identificación Migratoria y Extranjería del vecino país, para ser corroboradas.

Comparte esta noticia