Agencia

Desde que el pasado 8 de octubre el artista español C. Tangana y la argentina Nathy Peluso lanzaran su última colaboración, el videoclip de la canción 'Ateo', rodado en el interior de la catedral de Toledo, en España, el escándalo no ha hecho más que crecer.

La primera reacción fue la del arzobispo de Toledo, pero después la polémica se ha alimentado cuando ha trascendido cuánto se habría cobrado por la grabación y finalmente se ha producido la dimisión del deán de la catedral, responsable de la autorización.

El arzobispo de Toledo, Francisco Cerro, lamentó "profundamente" la grabación del vídeo musical y pidió perdón a todos los feligreses, consagrados y sacerdotes que "se han sentido justamente heridos por este uso indebido de un lugar sagrado". Por su parte, el deán de la catedral, Juan Miguel Ferrer, sostuvo que el video no afectaba a la fe sino que representaba una "conversión mediante el amor humano".

Sin embargo, la grabación está repletas de imágenes controvertidas para haber sido tomadas en un templo católico: bailes sensuales entre los dos interpretes de 'Ateo', Nathy Peluso desnuda alzando la cabeza decapitada de C. Tangana a modo de trofeo o el cantante español agarrando del pelo a la artista argentina.

El arzobispo desautoriza al deán

Muy poco después de que el deán restara importancia a la polémica, el arzobispo desautorizó sus palabras a través de un comunicado en el que hablaba del "uso indebido de un lugar sagrado" y donde aseguraba que desconocía "la existencia de este proyecto, el contenido del mismo y el resultado final". Además, lamentaba y desaprobaba "las imágenes grabadas en el primer templo de la Archidiócesis".

En el mismo texto se comprometía a "revisar el procedimiento seguido para evitar que vuelva a suceder algo semejante". Mientras, el videoclip está a punto de alcanzar los siete millones de reproducciones en Youtube en apenas cinco días.

Le cuesta el puesto al deán
Finalmente este martes se ha conocido que la controversia le costará el puesto al máximo sacerdote de la catedral. Según una nota del Arzobispado, el responsable de esta entidad recibió en audiencia al deán, quien le comunicó su dimisión y fue aceptada por su superior.

La nota afirma que Ferrer ha pedido "perdón institucional, en nombre propio y de las diversas instancias del Cabildo, en la medida en que han tenido responsabilidad, por cuantos errores y faltas se hayan podido cometer de palabra, obra y omisión".

Asimismo, también se aclara que la dimisión tan solo adelanta unos pocos días la salida del deán, puesto que su mandato acababa el próximo 5 de noviembre, mientras que ahora dejará el cargo este 16 de octubre, un día antes de la apertura de la fase diocesana de la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos en la catedral.

Euros 

En un principio, el Arzobispado no reveló la cantidad que habrían percibido por permitir la grabación del video musical. Sin embargo, el deán sí la ha hecho pública este martes. Ferrer ha sostenido que se han cobrado 15 mil euros y que, como siempre que la grabación tiene como destino fines comerciales, ese monto va a parar al fondo de las obras sociales de la catedral.

Sin embargo, el monto podría ser el doble, según informa El Digital CLM, que asegura que según fuentes "bien informadas de la iglesia toledana", la productora del videoclip habría abonado 30 mil euros.

Mientras, la indignación continúa entre los fieles, algunos de los cuales el pasado lunes se congregaron en un rezo colectivo ante las puertas de la catedral portado velas como gesto de "reparación".

Las repercusiones continúan y en las últimas horas se ha hecho viral la intervención del político Eduardo Madina en una entrevista radiofónica en la que argumentaba: "La Iglesia, qué rápida tomando decisiones para una canción de C.Tangana en la catedral de Toledo y qué lenta con los múltiples casos de presunta violencia sexual contra menores".

Comparte esta noticia