Agencia

La victoria 5×3 de los Tigres este martes es especial por un motivo específico y de mucho peso. Se trata de otra jornada de récord para Miguel Cabrera, quien esta noche continúa elevando las estadísticas que con mucha seguridad de le darán un nicho en el Salón de la Fama.

Esta noche el Tigre Mayor participa en su juego número 2 mil 500 en el máximo nivel de la pelota, cifra con la que deja atrás a los inmortales Carlton Fisk y Chipper Jones en la casilla 60 vitalicia; ahora el de Maracay queda a dos partidos de otro eterno, Tim Raines (2 mil 502), a tres de nada más y nada menos de Babe Ruth (2 mil 503), leyendas que puede desplazar esta misma semana.

Igualmente, Cabrerita hace sentir su aporte en el lauro de Detroit, que da cuenta de Seattle 5×3.
El dorsal 24 batea de 3-1 con anotada, impulsada y sube su average a .200. Esta carrera la trae con sencillo en la primera entrada, marcando el sendero a seguir por sus Tigres.

Para los felinos vuelve a destacar el receptor Eric Haase con vuelacercas (8) también en el tramo inicial.
La victoria es para el abridor Matthew Boyd, permitiendo una sola anotación (sucia), un boleto y recetando tres chocolates en seis entradas completas, ahora ubica su efectividad en 3.56. El descalabro corresponde a Marco Gonzales (1-4), a quien le encajan cuatro carreras limpias en igual número de capítulos lanzados. José Cisnero logra su segundo rescate.

Por los Marineros el también criolllo José Gody solo juega a la defensa como receptor.

Comparte esta noticia