Agencia

El chef Marco Pierre White quiere ser incinerado en el horno de pizza de su restaurante, para que sus hijos puedan hacer una subasta en eBay.

El hombre de 59 años de edad quiere una buena cremación, pues anhela que sus cenizas sean usadas para hacer pan.

El horno está en Mr White’s, la pizzería más grande del mundo y el primer restaurante que ha abierto en el West End de Londres en más de una década. Él está dando todas las ganancias de la empresa a sus cuatro hijos, revela The Sun.

Comparte esta noticia