Agencia

Una cría de elefante muere tras perder su trompa al caer en una trampa de cazadores furtivos.

El animal, de tan solo un año, falleció a causa de una infección generada que le provocó la grave factura en su trompa tras haber caído en cepo colocado por cazadores furtivos en Sumatra.

El animal fallecido era una hembra y era uno de los últimos 700 elefantes salvajes que quedan en la isla de Sumatra.

Estos paquidermos son una especie muy perseguida por los cazadores furtivos, que los matan para conseguir hacerse con el marfil de sus colmillos, que después venden en el mercado ilegal.

Comparte esta noticia