Agencia

La era digital se desarrolla cada vez más rápido y la llegada de los NFT a la actualidad está cambiando la forma de ver el mundo. Tal es el punto que una influencer ha conseguido vender una emoción en forma de un token no fungible por 214 mil euros.

Su nombre es Marti Renti y ya acumula más de dos millones de seguidores en TikTok, la joven se proclama en su propia página web como la primera persona en vender una emoción con estas características. “Aún no sé quién lo ha comprado”, ha afirmado la joven en una publicación en su Instagram.

Este “amor” se pudo vender gracias a la colaboración con Fanadise, una plataforma que permite a los influencers vender contenido exclusivo, como fotos y videos, a sus fans que pagan a cambio una suscripción.

Según el sitio web se explica las características de esta compra: “Este es el primer amor de NFT basado en el ADN digital de Marti Renti. Símbolo e inicio de la nueva era digital”. Además el comprador también ha sido invitado a una cena individual con la influencer de manera presencial.

Comparte esta noticia