Agencia

Un hombre de la ciudad de Massachusetts, Estados Unidos, se dispuso a dormir luego de ver terminar de ver una película en su casa, con los auriculares aún puestos, contando que al despertar la mañana siguiente, empezó a sentir prolongadas dificultades para tragar, al tiempo que tampoco encontraba uno de sus AirPods.

Bradford Gauthier, un desarrollador de software estadunidense, tuvo que ir inmediatamente al medico luego de sospechar que al quedarse dormido con sus auriculares inalámbricos, se pudo haber tragado uno, para al llegar a las instalaciones del centro medico, comprobar a través de una radiografía, que en efecto la terrible sensación de malestar y no poder tragar era de hecho que se había tragado uno de sus AirPods.

Dicha radiografía reveló que de hecho el auricular se encontraba en su esófago, por lo que Gauthier debió ser operado de emergencia, aunque para el momento ya se encuentra bien y recuperándose del incidente casero, que lo asustó enormemente.

Sin embargo el hecho fue conocido por varias de las televisoras locales, a las cuales el hombre ya en condiciones, decidió contar su peculiar historia, afirmando que tuvo mucha suerte y que además increíblemente el auricular aún sirve, aunque tiene algunas fallas con el micrófono, pero que después de la experiencia a decidido volver a los clásicos audífonos con cable, pero recomienda a quienes continúen usando esta modalidad tener mucho cuidado y sobretodo no quedarse dormidos con estos puestos.

Comparte esta noticia