Agencia


Un hombre de Tennessee (Estados Unidos) fue arrestado después de que su esposa encontró mensajes de texto en su teléfono a otra mujer que revelaban un presunto complot de asesinato.

Jerry McDonald, de 49 años, de Chattanooga (Tennessee) fue acusado de solicitud de asesinato después de que su esposa encontró los mensajes de texto en su teléfono mientras estaba borracho, según documentos judiciales.

La mujer dijo que había estado tratando de ponerse en contacto con el trabajo de su marido en Erlanger Lifeforce, hospital de Tennessee (Estados Unidos), para decirles que no él no iría esa tarde cuando leyó los mensajes de texto preocupantes. Luego se puso en contacto con un oficial de policía que estaba fuera de servicio y le dijo que temía por su vida.

Los mensajes se intercambiaron con Vanessa Nelson, de 39 años, y revelaron un plan para cosechar los beneficios económicos de un asesinato, alegan las autoridades.

Según la declaración jurada, en un intercambio, Vanessa le pregunta a McDonald: “¿Tengo que matarla?”.
“Por favor mátala, nena, por favor. Te lo ruego”, responde McDonald.

“Esa ‘perra’ vale un millón”, escribe McDonald en otro intercambio. “Estoy diciendo que la matamos y yo cobro un millón y vivimos como los reyes y reinas que somos”.

“Entonces ella tiene un millón en seguros de vida”, le responde Vanessa.

“Entonces matémosla”, responde sin rodeos McDonald.

En un tercer intercambio proporcionado en la declaración jurada, McDonald dice: “Hay más de un millón en la caja fuerte de su padre. Estoy diciendo que no me atraparán”.
“No somos criminales”, dice en un mensaje Vanessa Nelson. “Y no nos importa el dinero. Al menos a mí no”, agrega.

“Yo tampoco, pero estoy diciendo que tenemos un camino si así lo decidimos. Ni siquiera estoy bromeando. Todo lo que quiero es a ti, nena. Eso es todo lo que me importa”, le responde McDonald.

La esposa de McDonald le dijo a la policía que había estado casada con él durante dos años, pero que lo conocía desde hacía 20 años. Ella le dijo a la policía que nunca lo había escuchado hablar o incluso bromear sobre asesinar a alguien por dinero antes.

El hombre fue enviado a la cárcel del condado de Hamilton, donde está detenido con una fianza de 75 mil dólares, según muestran los registros. Está previsto que comparezca ante el tribunal el 30 de noviembre.

Comparte esta noticia