Agencia

Las autoridades de indonesia comenzaron a usar unos nuevos aparatos especiales para detectar la COVID-19 a través del aliento, usando lo que parece ser unas narices electrónicas.

El país se convierte en el primero del mundo en utilizar esta tecnología, por lo que, unos pasajeros en la estación de tren Pasar Senen en Yakarta se sometieron a la prueba, que consiste en soplar en una bolsa de plástico que es analizada por los detectores GeNose.

Fueron desarrollados por la Universidad de Gadjah Mada de Yogyakarta, y son capaces de detectar el coronavirus a través de partículas en el aliento con una precisión superior de 90% mediante la implementación de tecnología de inteligencia artificial.

Las pruebas con estas “narices electrónicas” son más económicas, a unos 1.40 dólares, que los test de antígenos o los PCR, que analizan los anticuerpos para detectar el virus.

Comparte esta noticia