Agencia

Este domingo 10 de octubre, a las 7 de la mañana, su corazón dejará de latir, luego de que invocara el derecho a una muerte digna, contemplado en la legislación colombiana

La palabra eutanasia proviene del griego y significa “buena muerte” y es un procedimiento aceptado en diversos países, que tiene defensores y detractores por igual. Literalmente, es un asunto de vida o muerte, por lo que no es de extrañar los intensos debates que origina su sola mención.

Por estos días el tema de la muerte asistida está en la palestra, luego de que las autoridades colombianas concedieran a Martha Liria Sepúlveda, una mujer de 51 años, la autorización para acceder a la eutanasia, la cual se materializará este domingo 10 de octubre, a las 7 de la mañana, en Medellín.

Sepúlveda padece Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), un padecimiento neurodegenerativo progresivo que afecta a las células nerviosas del cerebro y de la médula espinal. Los primeros síntomas de la ELA a menudo incluyen una mayor debilidad muscular, especialmente en brazos y piernas, en el habla, en la acción de tragar o en la respiración, según se lee en la página de ALS.org, una asociación que lucha contra la enfermedad.

Se ha podido conocer que Martha Sepúlveda actualmente presenta dificultades para su desplazamiento, con dolores perennes. De acuerdo al testimonio recabado por medios colombianos, como El Tiempo, ha comenzado a depender más de otras personas para actividades tan comunes como bañarse, vestirse, comer o cepillarse, debido a que sus manos están dejando de responder de forma paulatina.

Conociendo el tortuoso camino que le tocaría transitar, de seguir con vida unos tres años más según los pronósticos médicos, ella invocó su derecho a no seguir sufriendo, convirtiéndose en la primera persona del país en aplicarse la eutanasia por causa de una enfermedad no terminal.

Martha pudo acceder al procedimiento tras la decisión de la Corte Constitucional, en julio de este año, la cual amplió las causales para solicitar la eutanasia, incluyendo a quienes padezcan «un intenso sufrimiento físico o psíquico" por causa de una lesión o enfermedad incurable. Antes de esa fecha solo se reservaba como recurso cuando el paciente se encontraba en estado terminal.

Comparte esta noticia