Agencia

Una fotografía de un indígena cargando a su padre sobre su espalda para ir a vacunarse contra el COVID-19 llamó la atención de miles de personas en Brasil en las redes sociales.

La imagen muestra a Tawy Zó'é, de 24 años, luchando por cargar a Wahu Zó'é, de 67.

El joven caminó durante horas por el bosque, por un camino con cerros, arroyos y otros obstáculos hasta llegar a la base del equipo de salud en la región.

La escena conmovió al médico Erik Jennings Simões, quien registró el momento en una fotografía. Para el profesional de la salud, el compromiso del joven indígena de inmunizar a su padre fue uno de los momentos más destacables que presenció en 2021.

El registro se realizó en enero de 2021, al inicio de la vacunación contra el COVID-19 en el país. Sin embargo, el médico recién lo compartió en las redes sociales la semana pasada, casi un año después.

"Quería enviar un mensaje positivo a principios de año", le dice el médico a Vinícius Lemos, periodista de BBC News Brasil.

"También era una forma de tratar de enviar un mensaje del pueblo zó'é, porque siempre preguntan si los blancos se están vacunando y si se acabó la COVID-19", agrega Erik.

El pueblo indígena zó'é habita en unas 669 mil hectáreas en el estado de Pará, en el norte de Brasil, cerca del río Amazonas, en un área de selva considerada altamente preservada y con una enorme biodiversidad.

Según los agentes de salud que trabajan en la región, la población zó'é está compuesta por unos 325 indígenas que viven dispersos por el territorio en más de 50 caseríos. A lo largo del año, suelen trasladarse a diferentes lugares de la zona en la que viven.

Se les considera un pueblo con contacto externo reciente, normalmente solo a través de la Secretaría Especial de Salud Indígena (Sesai) o de la Fundación Nacional del Indígena (Funai).

Impacto de la pandemia en las comunidades indígenas

Desde el inicio de la pandemia, según datos oficiales, el pueblo no ha registrado ningún caso de COVID-19.

Es una realidad diferente al contexto general de la pandemia entre los indígenas de todo el país.

Según los datos más recientes de Sesai, desde marzo de 2020 se han registrado 57 mil 100 casos de COVID-19 entre indígenas en Brasil y 853 muertes por la enfermedad.

Las entidades indígenas, por otro lado, señalan que los datos de Sesai son limitados ya que solo incluyen a los indígenas en aldeas.

La Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (APIB) realizó su propia encuesta sobre el tema y señaló que el país alcanzó la marca de los mil indígenas muertos por la enfermedad causada por el nuevo coronavirus en marzo de 2021.

Comparte esta noticia