Agencia

Expertos del observatorio de Atacama, en el Norte de Chile, captaron por primera vez el comienzo del fin de una galaxia lejana.

Los astrónomos hallaron que la galaxia está expulsando casi la mitad de su gas, un elemento fundamental para la formación de nuevas estrellas.

Pero el ritmo al que pierde su gas es, por mucho, impresionante, pues la disminución es equivalente al gas que se necesitaría para formar 10 mil soles anualmente.
Los expertos nunca antes habían sido parte del comienzo de este proceso de la "muerte" en una galaxia lejana.

Annagrazia Puglisi, investigadora principal del nuevo estudio, de la Universidad de Durham y el Centro de Investigación Nuclear Saclay, señaló que "es la primera vez que observamos una típica galaxia masiva formadora de estrellas en el universo distante a punto de morir debido a una expulsión masiva de gas frío”.

El descubrimiento creen que el evento puede haberse provocado por la colisión entre dos galaxias y que finalmente se fusionaron para formar la galaxia “ID2299”.

Algunos astrónomos creen que los vientos causados por la formación de estrellas y la actividad de los agujeros negros son los culpables de la incapacidad de las galaxias para crear nuevas estrellas.

No obstante, esta nueva investigación pone sobre la mesa que las fusiones galácticas también pueden ser responsables de expulsar al espacio el combustible necesario para la formación de estrellas.

Comparte esta noticia