Agencia

Tras la polémica decisión tomada por las autoridades australianas, Joe, la paloma mensajera, fue perdonada de su condena de muerte al descubrir que no voló desde los Estados Unidos.

Joe, la paloma mensajera, conmocionó al mundo después de su hazaña titánica. La  historia oficial aseguraba que cruzó el Océano Pacífico en un recorrido de 13 mil kilómetros desde Oregon hasta Melbourne sin descanso, agua, ni comida.

Esta ave no sólo se llevó la atención de los medios internacionales por su fortaleza física, sino por la decisión polémica que tomaron las autoridades australianas de quitarle la vida.

Una banda falsa

El 26 de diciembre de 2020, Joe fue encontrada en el patio trasero de Melbourne, supuestamente agotada después de su travesía. Inmediatamente después, fue reportada como un factor de riesgo para las especies del país, y condenada a muerte para evitar el posible contagio de enfermedades.

Esta conclusión se sacó a partir de una banda que Joe tenía atada a una de sus patas. Por esto, las autoridades australianas decidieron que sería mejor sacrificarla, ya que salvaguardar la bioseguridad del país era una prioridad.

A raíz de esta decisión, los medios internacionales realizaron una cobertura extensa sobre el caso de la paloma mensajera.

La paloma que Australia declaró un riesgo de bioseguridad recibió un indulto después de que una organización de aves en EEUU declarara que su banda de identificación era una imitación.

Una reconsideración importante

Ante la amenaza original que Joe representó para las aves australianas, el gobierno pensó en contratar a un cazador especializado en pájaros para terminar con su vida. Sin embargo, la determinación muy pronto causó revuelo entre organizaciones dedicadas a la protección de los animales alados en todo el mundo.

Deone Roberts, gerente de desarrollo deportivo de American Racing Pigeon Union, anunció este viernes que la banda era fraudulenta. 

La banda de pájaros en australia es falsa y no se puede rastrear. No necesitan matarlo", explicaron.

Ante esta declaración, el Departamento de Agricultura de Australia, responsable de la bioseguridad nacional, reconoció que la identificación de Joe era falsa. La institución declaró que la paloma mensajera es australiana, después de una investigación profunda sobre su procedencia y el riesgo potencial que representaba.

Por esta razón, se concluyó que Joe (apodado así en honor al presidente electo de Estados Unidos, Joseph Biden) no es una amenaza para la biodiversidad en Australia. Su vida no corre peligro y puede volar en libertad a partir de hoy: el departamento no tomará más medidas que atenten contra su seguridad. 

Comparte esta noticia