Agencia

En la avenida Guzmán Blanco, conocida como la Cota 905, hay entre 10 y 13 alcabalas de los cuerpos de seguridad, desde el sector El Peaje hasta La Vega. En días siguientes a la incursión policial había tanquetas en varios puntos de la vía y los funcionarios exigían que se bajara el vidrio de los vehículos.

En este sentido  los habitantes del este sector están atentos de nuevas incursiones por parte de los cabecillas de estas banda que han desestabilizado la tranquilidad de los ciudadanos que habitan este sector de la capital del país 

El pasado 7 de julio miembros de la megabanda de la Cota 905, que tiene como cabecillas a Carlos Luis Revete, apodado el Coqui, y sus lugartenientes Garbis Ochoa y Juan Carlos Alfredo Calderón, conocido como el Vampi, comandaron un tiroteo en contra de algunas sedes policiales de Caracas.

El conflicto armado detuvo la actividad en parte del oeste de la ciudad por casi 72 horas y se cerró el paso en distintos puntos de las parroquias La Vega, El Paraíso, Santa Rosalía, San Juan y El Valle. Además, los vecinos temían salir de sus casas por miedo a ser impactados por una bala perdida.

Comparte esta noticia