Agencia

El gobierno de Venezuela agradeció este lunes al Ejecutivo de Cuba el envío de 1 millón 590 mil dosis de la vacuna contra la covid-19 Abdala, que llegaron al país suramericano el domingo.

"La solidaridad de los pueblos materializada en un gesto de fraternidad y humanismo. Nuestro agradecimiento en nombre del presidente Nicolás Maduro y de todo el pueblo venezolano al Gobierno y al pueblo cubano. Como diría nuestro comandante Chávez: amor con amor se paga", expresó el canciller de la dictadura Félix Plasencia en su cuenta de Twitter.

El sábado, el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología del régimen de Cuba informó en la misma red social que con este último cargamento de vacunas, Venezuela ha recibido hasta la fecha 6 millones 970 mil  dosis del fármaco que se fabrica en la isla.

Nicolás Maduro, señaló recientemente que el país caribeño recibirá hasta final de año 16 millones de dosis de la vacuna Abdala.

El pasado 8 de noviembre, la vicepresidenta ejecutiva del régimen, Delcy Rodríguez, informó que comenzó la inmunización a los menores entre 2 y 11 años con el fármaco cubano Soberana II con el anuncio de que en los "próximos días" sin que se haya confirmado aún- autorizarían la vacuna Abdala, así como una de las dosis de China, sin precisar cuál.

El Colegio de Enfermeros de Caracas y varios docentes pidieron el pasado 16 de noviembre que no se aplique a niños la vacuna Abdala, al considerar que todavía es un «prototipo» pese a haber recibido autorización para el uso de emergencia por las autoridades cubanas.

"Los niños son sujetos especiales de derecho y, hoy, en Venezuela, no podemos seguir permitiendo que nuestros venezolanos se conviertan en conejillos de indias", dijo la presidenta del Colegio de Enfermeros en Caracas, Ana Rosario Contreras, que encabezó una pequeña protesta frente a la sede del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

A su juicio, eso es lo que sucedió con 10 mil  venezolanos que acudieron a inocularse la Abdala «bajo una oferta engañosa», ya que fueron «llamados a unas jornadas territoriales de vacunación» y la misión médica cubana en el país «terminó diciendo que era una intervención sanitaria, es decir, un ensayo 

Comparte esta noticia