Agencia

La gobernadora del Táchira, Laidy Gómez, denunció el desvío de 2.300 dosis contra la covid-19 que serían destinadas al Hospital Central de San Cristóbal, el centro centinela.

Explicó que las vacunas fueron llevadas hasta el Hospital Oncológico, dirigido por afines a Miraflores.

"Todo este material biológico fue direccionado de manera arbitraria para el Hospital Oncológico. Quiero denunciar como primera autoridad del estado Táchira, que se están violando los protocolos epidemiológicos para inmunizar con las vacunas al personal del primer centro asistencia del Táchira, se desviaron los insumos y las neveras desconociendo la prioridad del Hospital Centinela”, aseveró.

Consideró como una acción política la decisión del desvío de las vacunas con las que se esperaba atender a todo el personal médico que ha trabajado durante la pandemia en el centro centinela.

“Hago un llamado a la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para que se abra una investigación a las autoridades del Ministerio de Salud en el estado Táchira, por intención dolosa y mala fe en el manejo del material biológico que debe ser para la inmunización del personal de salud del hospital centinela”, dijo la gobernadora Gómez.

Comparte esta noticia