Ender Paz Díaz

En medio de la crisis sanitaria que se vive en la ciudad y en todo el país, se suma la llegada del agua turbia a las tuberías de los hogares marabinos.

"Agua con apariencia a chocolate o a un jugo de tamarindo", son los comentarios hecho por los vecinos del sector La Macandona de la Parroquia Raúl Leoni.

La llegada del vital líquido fue desde las 3.00 de la madrugada, cuando Roberto Marcano, vecino del sector, dio la buena nueva a través del grupo WhatsApp, indicando que había llegado el agua. 

Para Gloria Marcano fue la mejor noticia, después de tener 30 días esperando el recurso hídrico: "Salí corriendo a la bomba para cebarla y comenzar a almacenarla, pero mi sorpresa fue ver un agua toda marrón y con un olor extraño".

Enseguida Gloria avisó por su teléfono al resto de los vecinos de la comunidad, advirtiendo que el agua estaba toda turbia y con barro

Por su parte, Enedina Morales se negó a almacenar el vital líquido, alegando que "así no se puede usar".

"¿Cómo almacenamos agua en ese estado de insalubridad?. Por Dios deben botar la presidente de Hidrolago, ya esto es el colmo tener que tomar agua en ese estado, es inaceptable. Le apuesto que él no se bañaría con esta gua y menos la tomaría", criticó.

Jonathan Almarza aún desconfiado de la calidad del líquido se armó de valor y tomó los "tobos" para empezó al almacenarlo, alegando que "hay que tener agua, así sea solo para lo baños y para bañarse".

"Sabrá Dios cuando la vuelve a enviar, y comprar cisternas no, sale muy caro,  yo no gano en dólares para estar comprando a cada rato", explicó mientras llenaba unos potes.

Hoy la comunidad de La Macandona amaneció "de chocolate y tamarindo", con la molestia de esperar por más de un mes, pero no les quedó de otra que almacenar agua que, insisten que "no se puede consumir". 

"Al COVID-19 hay que tenerle miedo, pero a esta agua igualmente hay que tenerle cuidado. Morimos de COVID-19 o de consumir un agua que no tiene la salubridad pertinente"; enfatizó  Jonathan Medina, otro vecino del sector. 

Más tarde a las 9.00 de la mañana, los vecinos informaron que hubo un corte del sistema eléctrico, que para ellos fue "inesperado", lo que ocasionó que no siguieran recolectando agua para mitigar la sequía y poder hacer la limpieza de sus hogares.

Comparte esta noticia